Deimos: El satélite más pequeño de Marte

El Sistema Solar es hogar de innumerables maravillas celestiales, cada una con su propia historia fascinante. En medio de ellas, Marte, el planeta rojo, brilla con sus dos compañeros orbitales: Fobos y Deimos, el satélite más pequeño de Marte. Se cree que Marte los atrapó del cercano cinturón de asteroides, añadiendo un toque de misterio a nuestro vecino planetario.

Con sus dimensiones diminutas y su aura de misterio, Deimos enciende la imaginación de científicos y entusiastas del espacio por igual. Su presencia en la órbita marciana ha intrigado a los exploradores del cosmos durante décadas.

Deimos: El menor de los satélites

¿Qué es un satélite? Un satélite es un objeto que órbita alrededor de otro cuerpo más grande en el espacio. Puede ser natural, como una luna, o artificial, creado por el ser humano y lanzado al espacio con diversos propósitos; como la comunicación, la observación de la Tierra, la exploración espacial o la investigación científica. Los satélites artificiales se pueden lanzar al espacio mediante cohetes. Y estos se mantienen en órbita alrededor de la Tierra u otros cuerpos celestes gracias a la fuerza de la gravedad.

En este caso, los satélites de Marte son naturales, Deimos, junto con su hermano mayor Fobos, forma parte del exclusivo grupo de lunas que orbitan alrededor de Marte. Sin embargo, a diferencia de Fobos, Deimos se caracteriza por su tamaño diminuto y singularidad. Con un diámetro medio de aproximadamente 12,4 kilómetros, Deimos es el satélite más pequeño de Marte conocido hasta la fecha.

El descubrimiento del satélite más pequeño de Marte

El 11 de agosto de 1877, el astrónomo Asaph Hall descubrió el primero de los satélites marcianos, y el 17 del mismo mes, el segundo. Ambos tenían un tamaño diminuto y Hall, inspirándose en la mitología antigua, los bautizó con los nombres de los hijos del dios Marte. Fobos con unos 27 km de longitud y Deimos con 12,4 km, respectivamente significan «miedo» y «terror». En honor a Hall, el cráter más extenso y profundo de Fobos lleva el nombre de Sticney, la primera mujer del astrónomo, mientras que otro de los cráteres mayores lleva su propio nombre.

RELACIONADO |  Telescopios espaciales: Diferencias entre Hubble y Webb
Satélites Deimos y Fobos
Satélites Deimos y Fobos

Estructura de el pequeño satélite de Marte

La superficie de Deimos exhibe una apariencia predominantemente regolítica, compuesta por material suelto y fragmentado. Aunque carece de grandes cráteres y montañas como los que se encuentran en Fobos. Deimos presenta una serie de características geológicas que han desconcertado a los científicos. Su composición aún no está completamente entendida, pero se cree que está compuesta principalmente por silicatos y otros minerales comunes en los cuerpos celestes del Sistema Solar exterior.

Sin embargo, los científicos siguen debatiendo sobre su origen y composición. Dos teorías principales compiten por explicar la formación de Deimos: la posibilidad de que Marte lo haya capturado mediante su gravedad o que se haya formado a partir de los restos de un antiguo impacto en la superficie del planeta rojo.

Marte en el sistema solar
Marte en el sistema solar

Exploración espacial

A pesar de su pequeño tamaño, Deimos ha sido objeto de estudio por parte de varias misiones espaciales. Estas expediciones han proporcionado datos valiosos sobre la composición, estructura y origen de este pequeño satélite, arrojando luz sobre su papel en el sistema solar y su relevancia para comprender la evolución de Marte y otros cuerpos celestes.

Si bien recientemente se ha desvelado de qué color es Marte, aún queda mucho por descubrir sobre este enigmático satélite. Además, habrá futuras misiones espaciales que podrían proporcionar nuevas y emocionantes revelaciones sobre su naturaleza y origen.


En resumen, Deimos, el satélite más pequeño de Marte, es un mundo lleno de enigmas y preguntas sin respuesta que desafía nuestra comprensión del cosmos. Su estudio nos permite descubrir más sobre la historia y evolución de Marte y ofrece una perspectiva única sobre los procesos que han dado forma a nuestro sistema solar. Deimos representa una puerta hacia el pasado y el futuro de la exploración espacial, siendo un punto de partida para nuevas aventuras y descubrimientos en el espacio.

Micaela Rodriguez
Micaela Rodríguez es una redactora freelance con sede en Río Negro, Argentina. Colabora con Universo Actual desde agosto de 2022.

También podría interesarte

Lo más visto