La leyenda de la Planchada, un misterio que aterroriza un hospital

México rebosa con una cultura sumamente rica y diversa, impregnada de relatos fascinantes en cada rincón que explores. La Ciudad de México, en particular, no se queda atrás en este aspecto. Según las creencias arraigadas en la población, el Hospital Juárez alberga uno de los espectros más célebres del folclore local: La Leyenda de la Planchada. Una figura misteriosa que se dice que «ayuda a los enfermos a recobrar la salud».

Existen múltiples narrativas en torno a esta enigmática enfermera, quien, según cuentan hace su presencia en el hospital. Mientras unos afirman que es una entidad demoníaca que causa la muerte de los pacientes sofocándolos, otros sostienen una perspectiva totalmente opuesta. Hay aquellos que aseguran que es una mujer que facilita curaciones «milagrosas».

La historia detrás del mito en el Hospital Juárez

Cuentan los lugareños que «La Planchada» es más que una simple sombra errante en los corredores del Hospital Juárez. Ella encarna una leyenda escrita arraigada en el imaginario colectivo de la Ciudad de México, una historia de amor y desdicha que trasciende el tiempo y el espacio.

Se dice que la enfermera Eulalia, una joven de corazón generoso y espíritu altruista, fue el alma detrás de la figura mítica que hoy atemoriza y maravilla a quienes cruzan su camino. Eulalia era más que una simple empleada del Hospital Juárez. Era el símbolo mismo de la entrega y la dedicación hacia los pacientes que llenaban los pasillos con sus lamentos y esperanzas. Sin embargo, su destino daría un giro inesperado con la llegada del apuesto doctor Joaquín, cuya presencia despertó en Eulalia emociones desconocidas y una ilusión de amor eterno.

Leyenda de la Planchada
La leyenda de la Planchada | Créditos: El Souvenir

El amor y la tragedia

A principios del siglo XX, el corazón de Eulalia latía al ritmo del amor que sentía por Joaquín, un médico del hospital donde ella desempeñaba su labor como enfermera. Incapaz de ocultar sus emociones, Eulalia se veía sumergida en un torbellino de sentimientos cada vez que él se acercaba. Lo que la llevaba a cometer errores y torpezas evidentes. Reuniendo todo su valor, Eulalia confesó su amor al médico quien sorprendentemente accedió a iniciar una relación con ella. La promesa de un futuro juntos y el compromiso de Joaquín de casarse con Eulalia alimentaron sus sueños y esperanzas.

Sin embargo, el destino se empeñó en tejer un giro inesperado en la historia de Eulalia. Un día, Joaquín pidió a Eulalia que le ayudara a planchar un traje elegante para un evento, mientras ella asentía, ajena al golpe devastador que estaba por recibir. En el hospital, otro pretendiente de Eulalia intentaba ganarse su atención pero ella rechazaba sus avances.  Fue entonces cuando la cruel verdad salió de la boca de este pretendiente quien le contó que Joaquín se había casado secretamente con otra mujer.

Este descubrimiento destrozó el mundo de Eulalia, sumiéndola en un abismo de dolor y desesperación. Los días que siguieron estuvieron marcados por la amargura y el remordimiento. El peso de su corazón roto la llevaba a cometer errores en su trabajo, algunos de los cuales tuvieron consecuencias fatales. Atormentada por el amor no correspondido y el peso de su culpa, Eulalia sucumbió ante la enfermedad que la consumía. Llevándola a una muerte prematura y llena de pesar en las mismas paredes del hospital donde una vez sanó cuerpos y almas.

La leyenda de la Planchada: El espíritu que cuida o acecha en la noche

La muerte no fue el final para Eulalia, sino el comienzo de una nueva existencia empapada de misterio y redención. Bajo el alias de «La Planchada», su espíritu errante continúa vagando por los recintos del Hospital Juárez, brindando consuelo y cuidado a aquellos que sufren. Su presencia, descrita como la de una mujer hermosa con un uniforme impecablemente planchado, es tanto un enigma como una bendición para los pacientes y sus familias.

La figura de «La Planchada» ha suscitado un ferviente debate entre aquellos que han sido testigos de su presencia. Mientras algunos la consideran un ángel benévolo enviado para aliviar el sufrimiento humano, otros la temen como un ser demoníaco que acecha en las sombras.


A pesar de las dudas y temores que rodean la Leyenda de la Plachada, su legado perdura en la memoria colectiva de quienes han sido tocados por su presencia. Su historia tejida con los hilos de la tragedia y el amor perdido, sirve como recordatorio de la fragilidad de la vida y la importancia de valorar cada momento con aquellos que amamos. Mientras el misterio de «La Planchada» continúe envolviendo los pasillos del Hospital Juárez, su leyenda perdurará como un faro de esperanza y consuelo en la oscuridad de la noche.

Micaela Rodriguez
Micaela Rodríguez es una redactora freelance con sede en Río Negro, Argentina. Colabora con Universo Actual desde agosto de 2022.

También podría interesarte

Lo más visto