¿Cuáles son las mejores palabras del lunfardo Argentino?

El lunfardo, una expresión lingüística única y vibrante, es el resultado de las olas migratorias que inundaron Argentina a finales del siglo XIX y principios del XX. Este argot peculiar emergió en los conventillos, esos aglomerados espacios donde la necesidad de comunicarse en un entorno multicultural dio origen a un fenómeno lingüístico. El 5 de septiembre de 1953 marca un hito en la historia del lunfardo con la publicación del libro «Lunfardía» por el escritor argentino José Gobello.

Este libro, que rescató y documentó las mejores palabras del lunfardo Argentino contribuyó significativamente a la consolidación del argot como un fenómeno cultural reconocido. Es en este día que se celebra el Día del Lunfardo, un tributo a la riqueza y diversidad de este lenguaje único que se ha arraigado profundamente en la identidad argentina.

El lunfardo no solo es un fenómeno lingüístico, sino también una manifestación cultural que refleja la mezcla de influencias y la rica historia de la Argentina. Desde términos derivados de lenguajes europeos hasta expresiones autóctonas, el lunfardo ha evolucionado constantemente a lo largo del tiempo. Además, cabe destacar que el lunfardo no solo se mantiene vivo en la lengua coloquial de los argentinos, sino que ha influido en la música popular, especialmente en el tango, donde las letras a menudo incorporan expresiones y giros propios de este fascinante argot.

Orígenes e identidad lunfarda

La palabra «lunfardo» encuentra su origen en el gentilicio «lombardo», que en el siglo XVIII se convirtió en sinónimo de ladrón debido a las actividades impopulares de los lombardos como usureros y prestamistas. Con el tiempo, esta palabra derivó en «lunfardo». Sin embargo, se descubrió que el lunfardo no era un código marginal, sino que se incorporó a la vida cotidiana y se difundió a través de expresiones artísticas como el tango y el sainete.

Otilia da Veiga y la custodia del Lunfardo y su estructura gramatical

Otilia Da Veiga, escritora, periodista y líder de la Academia Porteña del Lunfardo, describe al lunfardo como un vocabulario arraigado en la estructura gramatical del castellano. Lo que distingue al lunfardo, según Da Veiga, es que no nació del castellano, sino de la mezcla de las lenguas de la inmigración. «Son términos vagabundos», afirma Da Veiga. La permanencia en el habla cotidiana es lo que da a un término la posibilidad de ingresar al diccionario de la Real Academia. Ejemplos notables incluyen palabras como «pibe», «macana» y «banquina».

RELACIONADO |  Estas son las diferencias entre rezar y orar
El tango es una expresión artística llena de Lunfardo

Oscar Conde, explorando el significado de las mejores palabras del Lunfardo Argentino

Oscar Conde, poeta, ensayista y experto en letras, nos guía a través de la etimología de algunos términos lunfardos que utilizamos a diario:

  • Afanar: Robar. Del antiguo español popular.
  • Biaba: Paliza. Del italiano, haciendo referencia al alimento que se daba a los animales.
  • Bondi: Colectivo. Del brasileñismo «bond», surgido en Río de Janeiro en 1876, haciendo alusión al tranvía.
  • Chabón: Tipo. Del español, derivado de «chambón», que refiere a una persona poco hábil.
  • Changa: Ocupación transitoria. Del español familiar, relacionado con un negocio de poca importancia.
  • Chamuyar: Conversación, habla. Del caló, habilidad para persuadir.
  • Facha: Rostro. Del italiano «faccia».
  • Fiaca: Desgano, pereza. Del italiano «fiacca».
  • Groso: Importante, grande. Del portugués «grosso», surgido en Brasil en la década de 1980.
  • Guita: Dinero, moneda. Del español popular.
  • Laburo: Trabajo. Del italiano «lavoro».
  • Malandra: Delincuente, mal viviente. Del español «malandrín».
  • Matina: Mañana. Del italiano «mattina».
  • Mina: Mujer, chica. Del italiano jergal.
  • Morfar: Comer. Del italiano «morfa» (boca).
  • Pibe: Niño, joven. Del italiano genovés «pivetto» y del italiano jergal «pivello».
  • Pilcha: Ropa. Del araucano «pilcha» (arruga).
  • Quía: Persona. Del español «quídam», tomado del latín «quiddam».
  • Quilombo: Lío, desorden. Africanismo del quimbundo, usado en el Brasil del siglo XVII.
  • Trucho: Falso, falto de calidad. Del español «trucha» (persona astuta).
  • Tuje: Buena suerte. Del idish «tujes» (uno, cola humana).
  • Yeca: Experiencia. Vesre de la palabra española «calle».
  • Yuta: Policía. Del italiano «yusta», una rioplatenización de la palabra italiana «giusta».
Calles de Buenos Aires

El Lunfardo, un tesoro cultural en palabras

El lunfardo no solo es un reflejo de la diversidad cultural de Argentina, sino también un tesoro lingüístico que ha enriquecido la forma en que nos expresamos. Desde sus orígenes en los conventillos hasta su presencia en expresiones artísticas y la vida cotidiana, el lunfardo sigue evolucionando, vivimos mencionando todos los dias las mejores palabras del lunfardo Argentino e incorporando nuevas palabras. Cada término lunfardo es una ventana a la riqueza cultural y a la historia de un país que ha adoptado este colorido argot como parte integral de su forma única de comunicarse.

Leonardo Linares
Redactor de Ciencia. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Buenos Aires.

También podría interesarte

Lo más visto