¿Qué es el Mewing?: Beneficios, riesgos y consideraciones

En la estética y la búsqueda de la perfección facial, una técnica ha aparecido como un fenómeno: el Mewing. Este enfoque, popularizado en los últimos años, promete una transformación facial notable a través de la simple acción de colocar la lengua en una posición específica contra el paladar. Sin embargo, como con cualquier tendencia de salud y belleza, es crucial analizar tanto sus supuestos beneficios como sus posibles riesgos.

En este artículo, exploraremos detalladamente qué es el Mewing, sus posibles beneficios, los riesgos asociados y las consideraciones éticas y prácticas que todo individuo debería tener en cuenta antes de embarcarse en esta práctica.

¿Qué es el mewing?

El Mewing, acuñado por el ortodoncista Mike Mew, se basa en la idea de que una correcta postura lingual puede influir en la estructura facial y la alineación de los maxilares. La técnica implica colocar la lengua en la parte superior del paladar, justo detrás de los dientes superiores, mientras se mantiene la boca cerrada y los labios sellados. Según sus defensores, esta posición constante de la lengua puede remodelar gradualmente los rasgos faciales, realzando la mandíbula y mejorando la postura.

Beneficios potenciales del mewing

  • Mejora de la estética facial: Uno de los supuestos beneficios más destacados del Mewing es la promoción de una mandíbula más definida y un rostro más simétrico y estructurado. Los partidarios de esta técnica afirman que la presión constante ejercida por la lengua puede remodelar los huesos faciales con el tiempo, proporcionando resultados estéticos favorables.
  • Influencia en la postura y respiración: Además de los beneficios estéticos, se argumenta que el Mewing puede mejorar la postura corporal y la respiración. Al mantener la lengua en una posición elevada, se fomenta una alineación adecuada de la columna vertebral. Esto facilita la respiración nasal, lo que puede contribuir a una mejor salud general.
  • Efectos psicológicos positivos: Si bien los beneficios estéticos son evidentes, algunos defensores del Mewing también sugieren que la mejora en la apariencia facial puede tener un impacto positivo en la autoestima y la confianza. La percepción de un rostro más atractivo y simétrico puede aumentar el bienestar emocional y la satisfacción personal.
Posiciones del mewing
Posiciones del mewing

Riesgos asociados al mewing

Aunque el Mewing puede ofrecer beneficios potenciales, también conlleva ciertos riesgos que deben tenerse en cuenta:

  • Problemas de alineación dental: Una práctica incorrecta del Mewing puede resultar en problemas de alineación dental, incluyendo maloclusiones y desplazamiento de los dientes. La presión excesiva ejercida por la lengua puede provocar cambios no deseados en la posición de los dientes y la mandíbula, lo que puede requerir tratamiento ortodóncico para corregir.
  • Tensiones musculares y disfunción temporomandibular (ATM): Mantener la lengua en una posición elevada durante períodos prolongados puede provocar tensiones musculares en la mandíbula y el cuello, así como disfunción temporomandibular. Esto puede resultar en dolor facial, dificultad para masticar y otros síntomas asociados con la ATM.
  • Falta de evidencia científica: A pesar de los testimonios anecdóticos y la popularidad creciente del Mewing en las redes sociales, la evidencia científica que respalde sus supuestos beneficios es limitada. La mayoría de las afirmaciones sobre esta técnica se basan en experiencias personales en lugar de estudios clínicos rigurosos, lo que plantea dudas sobre su eficacia y seguridad a largo plazo.
RELACIONADO |  ¿Cuáles son las diferencias entre leche vegetal y leche de vaca?

Viralidad masiva en redes sociales

El fenómeno del Mewing ha trascendido las fronteras de las redes sociales, con millones de usuarios buscando información y tutoriales en plataformas como TikTok. La técnica ha ganado aún más notoriedad al ser asociada con figuras públicas y celebridades. Entre ellas la reconocida modelo Bella Hadid, quien supuestamente ha incorporado el Mewing en su rutina de cuidado facial. Tanto para sesiones de fotos, como para eventos de alfombra roja. Esta popularidad entre personalidades influyentes ha contribuido a consolidar el Mewing como una tendencia en el mundo de la belleza y la estética facial.

Consideraciones éticas y prácticas

Antes de adoptar el Mewing como parte de tu rutina diaria, es importante considerar los siguientes aspectos:

  1. Consulta profesional: Si estás interesado en probar el Mewing, es recomendable consultar con un ortodoncista o un profesional de la salud bucal. Un especialista puede evaluar tu situación dental y proporcionar orientación personalizada sobre la idoneidad de esta técnica para ti.
  2. Enfoque moderado: Como con cualquier práctica de modificación corporal, es importante adoptar un enfoque moderado y consciente al practicar el Mewing. Evita aplicar presión excesiva con la lengua y escucha las señales de tu cuerpo para evitar posibles lesiones o complicaciones.
  3. Realismo y expectativas: Si bien el Mewing puede ofrecer mejoras estéticas sutiles, es importante tener expectativas realistas sobre los resultados. La transformación facial requerirá tiempo y consistencia, y es posible que no se alcancen los mismos resultados para todas las personas.

El Mewing ha capturado la atención de aquellos que buscan mejorar su apariencia facial de manera natural y no invasiva. Si bien esta técnica puede ofrecer beneficios potenciales en términos de estética facial y salud bucal, también conlleva riesgos que deben tenerse en cuenta. Antes poner en práctica el Mewing, asegúrate de informarte adecuadamente. Consulta con profesionales de la salud y adopta un enfoque equilibrado y consciente hacia esta tendencia del mundo de la belleza y la salud facial.

Nacho Velardi
CEO y Redactor de Viajes, Medio ambiente y Deportes. Es creador de contenido en Ilusión Viajera. Además, trabaja en distintos blogs de viajes como Pueblos Asturianos y Viajar.

También podría interesarte

Lo más visto