Calendario Olmeca: el ingenio mesoamericano que perdura en el tiempo

En la vastedad del tiempo, las civilizaciones antiguas han dejado huellas indelebles, manifestando su habilidad única para medir y comprender el paso de los días. Una de las contribuciones más notables proviene de la cultura madre de Mesoamérica, los Olmecas, quienes legaron al mundo el enigmático ‘Calendario Olmeca‘. Este fascinante sistema temporal ha perdurado a lo largo de los siglos, marcando no solo el tiempo sino también la influencia cultural y astronómica que sigue siendo relevante en la actualidad.

Este sistema cronológico, comúnmente conocido como el Calendario Maya o Mexica, no es solo una invención de las antiguas culturas mesoamericanas, sino un legado ancestral que se remonta aproximadamente a 35 siglos, gracias a los ingeniosos Olmecas. Esta ingeniosa creación fue posteriormente adoptada y heredada por diversas culturas y etnias de Mesoamérica, incluyendo los Mayas, Zapotecas y Mexicas.

Un viaje hacia la era de los Olmecas

Un viaje hacia la era de los Olmecas nos transporta a un periodo fascinante que se extiende desde el 1500 a.C. hasta el 100 a.C. en la historia antigua de Mesoamérica. En este lapso, floreció la cultura Olmeca, cuya contribución más notable fue la creación del Calendario Olmeca. Este ingenioso sistema temporal no solo desempeñó un papel crucial en la vida cotidiana de los Olmecas, sino que también dejó un legado duradero que resonó en las civilizaciones posteriores que lo adoptaron y ajustaron a sus necesidades específicas.

La antigüedad de este calendario no solo lo convierte en un artefacto histórico, sino en un testimonio perdurable del ingenio y la comprensión avanzada que los Olmecas poseían sobre el tiempo y su importancia en la estructura de la sociedad mesoamericana.

Roca del Calendario Olmeca
Roca del Calendario Olmeca | Créditos: World History Encyclopedia

¿Cómo se utilizaba el intrigante Calendario Olmeca?

Aunque su complejidad lo hace un desafío para los estudiosos modernos, sabemos que agrupaba 260 días y empleaba simbología basada en rayas, puntos y la representación del cero. Los Olmecas observaban los elementos celestiales para discernir los distintos periodos significativos, como alineaciones solares con sus templos, marcando hitos cruciales en el calendario. Esta conexión astrológica se convirtió en la base de sus ideologías y rituales, llegando a tener una influencia astronómica realmente importante.

Este sistema temporal se manifiesta en dos versiones: el Calendario Maya, enfocado en la medición de ciclos astronómicos, y el Calendario Náhuatl o Mexica, de uso civil. Ambos se entrelazan en torno a un año sagrado de 260 días, combinado con el año vago (natural) de 365 días, dando lugar a ciclos de 52 años denominados «Fuegos Nuevos». Estos, a su vez, se agrupan en paquetes de veinte, formando unidades superiores de 5200 años conocidas como «soles».

Para ajustar aspectos astronómicos, se implementa la duplicación de un día cada cuatro años, denominado Mowechiwa (hecho doble), y el retroceso de cuatro días cada 520 años, marcando el ciclo de rotación de los «cargadores» o denominadores. Este intrincado sistema refleja la profunda comprensión de las civilizaciones mesoamericanas sobre el tiempo y su conexión con fenómenos celestiales.

RELACIONADO |  Descubre cuales son los colores espirituales y su significado

Influencia en la agricultura

El Calendario Olmeca, un testigo silente de la historia, se utilizaba para determinar ciclos y periodos festivos relacionados principalmente con la agricultura, la actividad primordial de esta civilización. Desde la siembra hasta la cosecha, cada fecha estaba marcada para garantizar el éxito de sus esfuerzos agrícolas. Sin embargo, no se limitaba a la agricultura; también guiaba decisiones en la caza, pesca y migración de aves.

Un legado perpetuo, más allá de los Olmecas

El Calendario Olmeca no es simplemente una reliquia del pasado; es un legado viviente que ha dejado una marca indeleble en la historia de las civilizaciones americanas. Su diseño único se convirtió en un símbolo representativo de Mesoamérica, adaptado por culturas posteriores que crearon variaciones según sus propias necesidades. Este legado no solo incluye la medición del tiempo, sino también métodos astronómicos precisos y un sistema matemático que ha resistido la prueba del tiempo.

Hoy en día, el Calendario Olmeca sigue siendo un testimonio del ingenio y la comprensión profunda de la naturaleza por parte de la antigua civilización Olmeca. Aunque los Olmecas desaparecieron en las brumas del pasado, su legado perdura en la arqueología, la astronomía y la forma en que medimos el tiempo.

En un mundo moderno, donde el tiempo es un recurso precioso, el Calendario Olmeca nos recuerda que sus contribuciones trascienden la antigüedad y siguen siendo relevantes en nuestra percepción y medición del tiempo. La próxima vez que miremos un calendario, recordemos que este acto cotidiano tiene raíces profundas que se remontan a una cultura que encontró su camino en el tejido mismo del tiempo.

Nacho Velardi
CEO y Redactor de Viajes, Medio ambiente y Deportes. Es creador de contenido en Ilusión Viajera. Además, trabaja en distintos blogs de viajes como Pueblos Asturianos y Viajar.

También podría interesarte

Lo más visto