La cosmología maya: Una perspectiva única del universo

La cosmología maya es un fascinante campo de estudio que revela una comprensión única y compleja del universo por parte de esta antigua civilización mesoamericana. Basada en una armonía triádica y cuadruplicidad cósmica, la cosmología maya presenta una visión del mundo dividida en tres grandes planos: el cielo, la tierra y el inframundo. Cada uno de estos planos se entrelaza con los demás, creando una estructura armónica que refleja la interconexión de todos los aspectos del universo.

Esta visión del cosmos no solo influenció la vida diaria de los mayas, sino que también dejó un legado perdurable en su arte, su religión y sus tradiciones. Desde la arquitectura de sus templos hasta los textiles utilizados en sus ceremonias sagradas, la cosmología maya permeaba todos los aspectos de la vida de esta antigua civilización, recordándonos la profundidad de su conocimiento y la belleza de su cultura.

¿Quienes fueron los mayas?

Los mayas fueron una civilización mesoamericana que habitó principalmente en lo que hoy es el sureste de México, Guatemala, Belice, Honduras y partes de El Salvador. La civilización maya floreció durante el período precolombino, desde alrededor del 2000 a.C. hasta la llegada de los conquistadores españoles en el siglo XVI.

Los mayas eran conocidos por su avanzada cultura, que incluía logros en áreas como la astronomía, la arquitectura, las matemáticas, la escritura, el arte y la agricultura. Desarrollaron grandes ciudades, algunas de las cuales estaban densamente pobladas y eran centros de comercio, gobierno y religión. Tikal, Palenque, Calakmul y Copán son algunos ejemplos de estas ciudades.

Su sociedad estaba organizada en una estructura jerárquica con reyes y nobles en la cima, seguidos por sacerdotes, comerciantes, artesanos y agricultores. La religión desempeñaba un papel central en la vida de los mayas, y tenían un panteón de dioses que gobernaban sobre diferentes aspectos del universo, la naturaleza y la vida humana.

Mayas
Mayas

Los mayas también son conocidos por su sistema de escritura jeroglífica, que combinaba logogramas (símbolos que representan palabras completas) con glifos fonéticos (símbolos que representan sonidos). Este sistema permitía a los escribas mayas registrar eventos históricos, ceremonias religiosas, genealogías y otros aspectos de su cultura.

Aunque muchas de sus ciudades fueron abandonadas antes de la llegada de los españoles, la cultura y el legado de los mayas continúan vivos en la actualidad a través de las comunidades mayas que todavía habitan en la región y a través de su influencia en la cultura de América Central.

¿Qué es la cosmologia maya?

En la cosmología maya, el mundo está organizado en tres grandes planos horizontales superpuestos: el cielo, la tierra y el inframundo. Esta división refleja la concepción de los mayas de un universo ordenado y armonioso, donde cada plano tiene su propio propósito y función. El cielo, situado en la parte superior de la estructura cósmica, es el reino de los dioses y las deidades celestiales. Se cree que está dividido en 13 estratos, quizás con forma piramidal, cada uno habitado por diferentes seres sagrados y gobernado por un dios específico.

La tierra, o mundo medio, es el plano en el que habitan los seres humanos y la vida terrenal. Es aquí donde se desarrolla la vida cotidiana, la agricultura, el comercio y las interacciones humanas. Los mayas veían la tierra como un lugar de vital importancia, ya que era el escenario de su existencia y el centro de su cultura y sociedad. La tierra también estaba dividida en cuatro sectores, asociados con los puntos cardinales, y habitada por seres sagrados como las ceibas, las aves y los dioses.

RELACIONADO |  ¿Qué es la escala de Kardashev y para qué sirve?

Y por debajo estaba el inframundo, los mayas creían en un mundo subterráneo habitado por deidades relacionadas con la muerte y el renacimiento. Este inframundo era concebido como un lugar oscuro y peligroso, pero también como el sitio de origen de la vida y la renovación.

Representación Cosmologia Maya | Créditos: National Geographic
Representación Cosmologia Maya | Créditos: National Geographic

La interconexión de los planos cósmicos

Lo fascinante de la cosmología maya es la interconexión entre los diferentes planos cósmicos. Cada plano se superpone y se entrelaza con los demás, creando una red compleja de relaciones y significados. Por ejemplo, los seres que habitan en el cielo, como los dioses y las deidades celestiales, tienen un impacto directo en la vida terrenal de los seres humanos. Se cree que controlan el clima, los ciclos agrícolas y el destino de la humanidad.

Del mismo modo, el inframundo, aunque situado en la parte más baja de la estructura cósmica, no está separado completamente de los otros dos planos. Se cree que es el lugar de origen de la vida y la renovación, y que está intrínsecamente ligado al mundo terrenal y celestial. Los rituales y ceremonias realizados en la tierra tienen el propósito de mantener el equilibrio entre los tres planos y asegurar la armonía y el orden en el universo.

La importancia de los números y los colores en la cosmología maya

En la cosmología maya, los números y los colores desempeñan un papel crucial en la organización y comprensión del universo. Por ejemplo, el cielo está dividido en 13 estratos, mientras que el inframundo está dividido en nueve. Estos números no son arbitrarios, sino que tienen un profundo significado simbólico y espiritual para los mayas.

Además, cada uno de los cuatro sectores de los tres planos cósmicos está asociado con un color sagrado, derivado de un tipo de maíz. Estos colores -blanco, amarillo, rojo y negro- representan los puntos cardinales y están presentes en toda la cosmología maya, desde la arquitectura de los templos hasta los textiles utilizados en los rituales sagrados.

Cultura Maya
Cultura Maya

Los seres sagrados de la cosmología maya

En la cosmología maya, los seres sagrados juegan un papel fundamental en la estructura y el funcionamiento del universo. Desde las ceibas que sostienen el cielo hasta las aves que surcan los cielos, estos seres son venerados y adorados por los mayas como intermediarios entre los dioses y los seres humanos. Cada uno de los sectores cósmicos está habitado por diferentes seres sagrados, cada uno con su propio papel y propósito en el orden cósmico.

Los dioses también ocupan un lugar central en la cosmología maya, y se cree que gobiernan sobre diferentes aspectos del universo, como el clima, la agricultura y la fertilidad. Chaac, la deidad de la lluvia, es especialmente importante para los agricultores, ya que se cree que controla las lluvias que son vitales para el éxito de las cosechas.


La cosmología maya es un testimonio de la profunda comprensión y conexión de esta antigua civilización con el universo que los rodea. A través de una estructura triádica y cuadruplicidad cósmica, los mayas concebían un mundo ordenado y armonioso, donde cada plano tenía su propio propósito y función. Los números y los colores, así como los seres sagrados que habitaban en los diferentes planos cósmicos, revelan una cosmovisión rica y compleja que sigue fascinando a los investigadores y admiradores de la cultura maya hasta el día de hoy.

Micaela Rodriguez
Micaela Rodríguez es una redactora freelance con sede en Río Negro, Argentina. Colabora con Universo Actual desde agosto de 2022.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podría interesarte

Lo más visto