¿Que son y cómo se detectan las ondas gravitatorias?

Las ondas gravitatorias, fenómenos misteriosos y efímeros, desempeñan un papel crucial en la comprensión de los fenómenos cósmicos. A pesar de su invisibilidad a nuestros ojos, estas ondas se destacan por su prodigiosa velocidad, desplazándose a aproximadamente 186,000 millas por segundo, alterando y distorsionando todo a su paso. Su detección ha sido un logro monumental en la exploración del espacio, abriendo una nueva ventana para observar los eventos más violentos y energéticos del universo. Cómo se detectan las ondas gravitatorias es una cuestión que ha desafiado a los científicos durante décadas.

La respuesta radica en interferómetros láser de alta precisión, como los utilizados en LIGO (Observatorio de Ondas Gravitacionales por Interferometría Láser). Estos dispositivos miden las variaciones minúsculas en la longitud de los brazos del interferómetro causadas por las ondas gravitacionales. La detección exitosa de estos sutiles cambios ha permitido a los científicos presenciar eventos cósmicos extraordinarios, como la fusión de agujeros negros y estrellas de neutrones, abriendo una nueva era en la exploración del universo a través de las ondas gravitatorias.

Un legado científico: einstein y las ondas gravitatorias

Hace más de un siglo, el genio científico Albert Einstein predijo la existencia de estas ondas mientras exploraba las complejidades de la gravedad y el espacio. La esencia de sus teorías residía en la idea de que el movimiento orbital de objetos masivos, como estrellas o planetas, podría crear perturbaciones en el espacio, propagándose como ondulaciones en un estanque tras arrojar una piedra. Estas ondulaciones, conocidas como ondas gravitatorias, se convirtieron en un enigma que persiste en el tiempo.

La potencia de las ondas gravitatorias se desata cuando objetos masivos se mueven a velocidades extremas. Eventos cósmicos como la explosión asimétrica de una estrella, conocida como supernova, o la danza cósmica de dos estrellas gigantes orbitando mutuamente, tienen el potencial de generar estas ondas. Incluso la fusión de dos agujeros negros, en una coreografía cósmica única, es capaz de crear ondas gravitatorias.

Desafíos en la detección de ondas gravitatorias

Sin embargo, los objetos que desencadenan estas ondas están ubicados en los rincones más distantes del universo. A menudo, los eventos generadores solo provocan ondas tenues y débiles. Cuando estas ondas finalmente alcanzan la Tierra, se debilitan aún más, creando un desafío monumental para su detección.

RELACIONADO |  La teoría del gran filtro: ¿Qué revela y cuáles son sus secretos?

El descubrimiento revolucionario de 2015

En 2015, los científicos lograron un hito histórico al detectar por primera vez las esquivas ondas gravitatorias. Utilizando el LIGO (Observatorio de ondas gravitatorias por interferometría láser), un instrumento extremadamente sensible, se captaron las ondas originadas por la colisión de dos agujeros negros, un evento que ocurrió hace 1.3 millones de años. Este descubrimiento no solo confirmó las predicciones de Einstein, sino que también abrió nuevas puertas en la exploración cósmica.

Ilustración de ondas gravitacionales

El poder de la confirmación: Einstein validado

La detección inicial de las ondas gravitatorias marcó un hito significativo en la historia científica. Antes de este descubrimiento, la mayoría de nuestro conocimiento sobre el universo se basaba en el estudio de las ondas de luz. Sin embargo, con las ondas gravitatorias, se inauguró un nuevo capítulo en nuestra comprensión del cosmos, proporcionando una vía inexplorada para desentrañar sus misterios.

La complicada detección

Entender cómo se detectan las ondas gravitatorias es fundamental para apreciar la magnitud de este logro científico. Cuando una onda gravitatoria atraviesa la Tierra, distorsiona el espacio, comprimiéndolo y estirándolo sutilmente. Los observatorios LIGO, cada uno con dos brazos de más de 2 millas de longitud, son esenciales en este proceso. El paso de una onda gravitatoria induce cambios leves en la longitud de los brazos, cambios que son detectados mediante el uso de láseres, espejos e instrumentos extremadamente sensibles.


En la era moderna, las ondas han emergido como un faro de conocimiento en la exploración cósmica. Desde la conjetura de Einstein hasta la confirmación de su existencia, hemos alcanzado un nuevo horizonte de descubrimiento. Las ondas no solo validan las teorías del pasado, sino que también abren puertas a un futuro donde el cosmos revela sus secretos de manera inigualable.

Leonardo Linares
Redactor de Ciencia. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Buenos Aires.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podría interesarte

Lo más visto