¿Cómo funcionan los test de COVID?

Desde la pandemia global, los test de COVID-19 se han convertido en una herramienta fundamental en la contención y gestión de la propagación del virus. Con la necesidad de identificar rápidamente casos positivos y aplicar medidas preventivas, los test se han vuelto omnipresentes en la sociedad actual. Sin embargo, la mayoría de las personas desconocen los detalles subyacentes de cómo funcionan los test de COVID.

En este artículo exploraremos minuciosamente el proceso mediante el cual estos tests detectan la presencia del virus, proporcionando una comprensión más profunda de su mecánica y precisión. Al comprender los fundamentos científicos detrás de estos procedimientos, se busca arrojar luz sobre la efectividad y confiabilidad de los test de COVID, contribuyendo así a una conciencia más informada.

Un ballet en miniatura en la tira de nitrocelulosa

Imaginemos una escena microscópica donde una tira de papel de nitrocelulosa se convierte en el escenario de un ballet molecular. En este caso, la protagonista es la muestra del individuo, quien, se supone, ha contraído el virus y presenta síntomas. Aquí comienza el proceso. El test rápido de antígenos comienza su coreografía molecular cuando la muestra se mezcla con un diluyente, comúnmente conocido como «buffer». Esta mezcla se dispensa en el test, donde una ventana inferior espera pacientemente la llegada de la muestra.

El encuentro en la ventana, anticuerpos marcados con oro coloidal o látex

En esta ventana, la muestra se encuentra con anticuerpos marcados con oro coloidal o látex, que actúan como bailarines destacados en un escenario iluminado. Estos anticuerpos marcados son como estrellas de la danza molecular, haciendo visible el proceso que se desarrolla. La línea de test (T) es crucial en este acto. Aquí se disponen más anticuerpos, pero esta vez sin marcar. Su papel es confirmar o descartar la presencia del virus. Si la muestra está infectada, los anticuerpos marcados se «pegan» a los antígenos del SARS-CoV-2, desencadenando una serie de eventos coreografiados molecularmente.

Como funcionan los test de Covid

El viaje capilar y un recorrido coreografiado por la nitrocelulosa

A través de la capilaridad, la muestra, ahora cargada con el virus y los anticuerpos marcados, viaja por la cinta de nitrocelulosa. Este viaje culmina en la línea de test (T), donde el virus, unido al anticuerpo marcado, se adhiere al anticuerpo no marcado e inmovilizado en la zona T.

Aquí es donde la magia molecular se hace visible: la acumulación de color forma una línea roja, indicando la presencia del virus. La intensidad de esta línea roja no es aleatoria; es un reflejo directo de la carga viral en la muestra. Si la muestra contiene una alta carga viral, la línea roja será más pronunciada. En cambio, si la carga es menor, la concentración de color será más sutil, como un suave susurro molecular.

Entonces, ¿cómo funcionan los test de COVID?

El líquido, después de su paso triunfal por la línea T, continúa su viaje hasta llegar a la línea de control (C). Aquí, la muestra se encuentra con otros anticuerpos inmovilizados, diferentes a los de la ventana de aplicación y de la línea del test (T).

Los anticuerpos de la línea de control (C) atraen elementos presentes en el «buffer». Este último acto tiene un propósito claro: confirmar que el test se ha realizado correctamente. Si la muestra llega a la línea C, independientemente de la presencia o ausencia de antígenos, los elementos del «buffer» se adhieren a los anticuerpos de la línea C, haciéndola visible y validando la ejecución precisa del test.


En conclusión, el test rápido de antígenos es mucho más que una simple prueba diagnóstica. Es un camino donde los protagonistas son las moléculas que, de manera armoniosa y precisa, revelan la presencia del SARS-CoV-2. Comprender este proceso no solo nos acerca a la ciencia que sustenta nuestras decisiones de salud, sino que también nos permite apreciar la complejidad de la danza invisible que ocurre en el mundo microscópico cada vez que realizamos un test de COVID-19. La próxima vez que te sometas a uno, recuerda que estás siendo parte de un espectáculo molecular fascinante.

Leonardo Linares
Redactor de Ciencia. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Buenos Aires.

También podría interesarte

Lo más visto