¿Cuál es la diferencia entre un sismo oscilatorio y trepidatorio?

México, una nación situada en una zona sísmica activa, enfrenta periódicamente la realidad de los sismos. Desde Jalisco hasta Chiapas, la longitud de la zona sísmica implica una necesidad constante de comprender y diferenciar los diversos tipos de movimientos sísmicos. En este contexto, es vital conocer la diferencia entre dos fenómenos: el sismo oscilatorio y el sismo trepidatorio, ya que ambos pueden tener un impacto significativo en las áreas cercanas al epicentro.

¿Qué son los sismos realmente?

Los sismos, comúnmente conocidos como temblores, son resultado de la movilidad de la litosfera, una capa rocosa que cubre la Tierra. Esta litosfera, fragmentada en placas tectónicas, experimenta esfuerzos de fricción en sus bordes, donde las placas interactúan. Cuando estos esfuerzos superan la resistencia de las rocas, o las fuerzas friccionantes son vencidas, se produce una ruptura violenta y se libera la energía acumulada. Este fenómeno genera un sismo.

Los dos tipos de movimientos sísmicos

Cuando se trata de sismos, es fundamental comprender que todos estos eventos pueden presentar características oscilatorias y trepidatorias. El Servicio Sismológico Nacional señala que, por lo general, en las proximidades del epicentro, se observa un movimiento vertical, conocido como trepidatorio. Este movimiento se asemeja a la sensación de que el suelo salta de arriba a abajo. A medida que las ondas sísmicas viajan, su intensidad disminuye, y el movimiento inicialmente vertical puede transformarse en un movimiento horizontal, característico de los sismos oscilatorios.

RELACIONADO |  Cristaloterapia: ¿Qué es y cuales son sus beneficios?
Representación gráfica de los dos tipos de movimientos que generan los sismos
Representación gráfica de los dos tipos de movimientos que generan los sismos

Diferencia entre sismo oscilatorio y sismo trepidatorio

El sismo trepidatorio se caracteriza por un movimiento vertical del suelo, como si este estuviera saltando de arriba a abajo. En contraste, el sismo oscilatorio se manifiesta con un movimiento horizontal del suelo, similar a un balanceo de un lado a otro.

Los sismos trepidatorios, pueden tener efectos más devastadores en comparación con sus contrapartes oscilatorios. Sin embargo, la magnitud del daño puede variar según factores como la duración, la intensidad y la profundidad del sismo. Identificar y entender estas diferencias es crucial para una respuesta eficaz y una planificación adecuada ante eventos sísmicos.


En conclusión, ambos tipos de movimientos pueden estar presentes en un sismo, pero la proximidad al epicentro y la intensidad son factores determinantes en su manifestación. Para México, una nación marcada por su actividad sísmica, que la sociedad sepa la diferencia sismo oscilatorio y trepidatorio, es crucial para mitigar riesgos y proteger a la población ante posibles catástrofes sísmicas.

Nacho Velardi
CEO y Redactor de Viajes, Medio ambiente y Deportes. Es creador de contenido en Ilusión Viajera. Además, trabaja en distintos blogs de viajes como Pueblos Asturianos y Viajar.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podría interesarte

Lo más visto