La escalofriante leyenda de ‘la mujer sonriente del metro’ en CDMX

En el bullicioso entramado de las 195 estaciones del Metro de la Ciudad de México, donde los rieles resuenan al compás de la prisa de miles de pasajeros, surge una leyenda que ha cobrado vida propia: La leyenda de la mujer sonriente del metro. Esta enigmática figura, según se cuenta, emerge en las últimas horas de la noche, sembrando el miedo entre los desafortunados testigos de su escalofriante presencia.

Aunque las leyendas urbanas a menudo se desdibujan en la delgada línea entre lo real y lo imaginario, la mujer sonriente ha logrado trascender las barreras del Metro, encontrando eco en los relatos de quienes juran haberla visto. Se convierte así en un enigma que se desplaza entre los túneles y pasillos del subterráneo capitalino.

En el intrincado laberinto subterráneo, repleto de historias de todo tipo, la leyenda de la mujer sonriente se erige como una narrativa que despierta temores y aviva la imaginación. Más allá de la veracidad de cada encuentro, esta leyenda se integra a la rica mitología urbana de la Ciudad de México. La próxima vez que te adentres en el mundo subterráneo del metro, recuerda que entre los pasillos y túneles, las leyendas aguardan, sonriendo en la oscuridad de la noche.

La frágil verdad en las leyendas urbanas

Como ocurre en leyendas urbanas, como las leyendas de Zacapoaxtla, la historia de la mujer sonriente se construye sobre la fragilidad de la veracidad de los hechos narrados. Las leyendas son criaturas sociales, moldeadas por la narrativa colectiva y coloreadas por la perspectiva única de cada testigo. En este caso, la narrativa de la mujer sonriente del metro ha logrado trascender las estructuras y ha encontrado su propio eco en el tejido social de la Ciudad de México.

Relatos de la noche, voces Inquietantes desde el subsuelo

Uno de los vehículos que ha impulsado la difusión de esta leyenda es el canal de YouTube «Relatos de la Noche», que, con más de un millón de suscriptores, se ha convertido en un nexo para las voces inquietantes que emergen desde el subterráneo. Este canal ha recopilado relatos escalofriantes de usuarios que aseguran haberse cruzado con la mujer sonriente, generando una red de historias que profundizan en la inquietante experiencia de toparse con esta figura nocturna.

RELACIONADO |  ¿Cuál es el significado de los colores de la bandera de México?

Los pasajeros que aseguran haber visto a la mujer sonriente describen encuentros sobrecogedores en varias líneas del metro, especialmente durante las últimas horas de la noche, cuando los vagones se tornan más desolados. Su presencia, revelada a través de una sonrisa macabra, ha causado enormes sensaciones de miedo e incomodidad entre aquellos que han sido testigos de su escalofriante aparición.

El enigma de la apariencia de la mujer sonriente

Los testimonios de aquellos que aseguran haberse cruzado con ella pintan un cuadro aterrador: viste una falda que se extiende hasta el suelo. Hábilmente diseñada para ocultar sus pies, genera la inquietante impresión de que flota entre los asientos. La iluminación tenue de los vagones a altas horas de la noche revela dos rasgos que la definen de manera inconfundible: unos ojos desorbitados que paralizan de miedo a los espectadores y una sonrisa maliciosa que atormenta a quienes tienen la desdicha de encontrarse con su mirada penetrante.

Este enigma subterráneo, apodado la «Mujer Sonriente», se ha vuelto un componente oscuro pero fascinante de la experiencia nocturna en el metro capitalino. Su aparición selectiva, en los últimos trayectos antes del cierre del servicio, agrega un nivel de suspense a la narrativa. La ilusión de flotar entre los vagones, con una falda que oculta sus extremidades, convierte cada encuentro en un episodio surrealista.

La combinación de sus ojos desorbitados y la sonrisa maliciosa contribuye a una atmósfera de horror. Esto deja una marca indeleble en la memoria de quienes se ven envueltos en esta experiencia sobrenatural en los oscuros recovecos del Metro de la Ciudad de México.


En medio de los testimonios, surge el dilema de si la mujer sonriente es una persona con problemas mentales o si se trata de una presencia inexplicable. La incertidumbre alimenta el misterio que rodea a esta figura nocturna, dejando a los pasajeros sin respuestas claras. Sin embargo, la certeza recae en el terror y la incomodidad que suscita, generando un deseo colectivo de evitar cualquier encuentro con ella durante los viajes cotidianos.

  • Temas que aparecen en esta nota:
  • Leyendas
Leonardo Linares
Redactor de Ciencia. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Buenos Aires.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podría interesarte

Lo más visto