La leyenda de ‘La Llorona’, una de las más antiguas de México

En el folclore mexicano, una figura enigmática vive en las sombras de la noche. Sus lamentos desgarradores llenan el aire con una sensación de misterio y temor. La leyenda de La Llorona, al igual que la leyenda de La Planchada, es una de las más antiguas y fascinantes de la cultura mexicana. Es evidente que ha cautivado generaciones con su historia y su presencia sobrenatural. En este artículo, exploraremos los orígenes, mitos y realidades que rodean a esta figura, así como los lugares donde su presencia se hace más tangible.

Desde sus posibles raíces en las tradiciones prehispánicas hasta sus representaciones contemporáneas en el arte y la cultura popular, La Llorona ha dejado una marca indeleble en el imaginario colectivo de México y más allá. Acompáñanos a desvelar los secretos de esta leyenda que sigue resonando en las noches de luna llena.

El origen de la leyenda de La Llorona

La Llorona, cuyo nombre se traduce como «La Lloradora» o «La Que Llora», tiene sus raíces en el rico tapiz cultural de México. Allí es donde las tradiciones indígenas se entrelazan con la influencia española de la época colonial. Se han propuesto diversas teorías sobre el origen de esta leyenda, algunas de las cuales se remontan a las antiguas creencias prehispánicas.

Una de las versiones sugiere que La Llorona encuentra sus raíces en las deidades femeninas de la cultura azteca, como Cihuacóatl. Esta es asociada con la maternidad y la fertilidad, pero también con la guerra y la muerte. Esta conexión entre la figura de La Llorona y las deidades prehispánicas resalta la complejidad de su origen y su papel en el folclore mexicano.

La Llorona
La Llorona

Mitología y realidad en la leyenda

La leyenda de La Llorona ha evolucionado con el tiempo, adaptándose a las diferentes regiones y tradiciones de México y otros países latinoamericanos. Aunque su historia varía según la versión, algunas características comunes persisten en todas las narrativas.

Se dice que La Llorona es el espíritu atormentado de una mujer que, en un acto de desesperación y locura, ahogó a sus propios hijos. Su eterno lamento, «¡Ay, mis hijos!», resuena en las noches de luna llena, advirtiendo a quienes lo escuchan de un destino trágico o la muerte inminente.

RELACIONADO |  Leyendas Náhuatl: Relatos de sabiduría y misterio

La apariencia y el lamento de La Llorona

Según la tradición, La Llorona se presenta como una figura etérea vestida de blanco, con el rostro oculto por un velo de cabello oscuro. Su presencia es acompañada por un llanto inconsolable, un lamento que hiela la sangre de aquellos que tienen la desgracia de escucharlo. Este grito desgarrador, «¡Ay, mis hijos!», es un recordatorio escalofriante de su tragedia y su culpa, una carga que lleva por toda la eternidad.

¿En qué lugares se producen encuentros con La Llorona?

Si bien la leyenda de La Llorona se ha extendido por toda América Latina, hay lugares específicos donde su presencia parece más palpable y sus lamentos más audibles. Uno de estos lugares es la Laguna de Tlilac en Xochimilco, Ciudad de México. Allí se lleva a cabo una representación teatral anual de la leyenda durante el Día de Muertos. En esta pintoresca locación, rodeada de canales y chinampas, La Llorona cobra vida en las sombras de la noche, cautivando a espectadores con su tragedia y su dolor.

La Llorona en el arte y la cultura popular del país

Además de su presencia en la tradición oral y las representaciones teatrales, La Llorona ha dejado una marca indeleble en el arte y la cultura popular de México y más allá. La canción popular mexicana «La Llorona», originaria de Tehuantepec, Oaxaca, es un ejemplo emblemático de cómo esta leyenda ha inspirado la creatividad y la expresión artística a lo largo de los años. Interpretada por reconocidos artistas como Chavela Vargas y Lola Beltrán, esta canción evoca el dolor y el sufrimiento de La Llorona de una manera conmovedora y poderosa.


Con sus misterios y sus tragedias, esta leyenda sigue fascinando y aterrorizando a aquellos que se aventuran a adentrarse en sus profundidades. Ya sea como una advertencia moral, un recordatorio de los peligros del desamor y la desesperación, o como una historia para asustar a los niños. La Llorona sigue siendo una presencia inquietante en el imaginario colectivo de México y más allá.

Nacho Velardi
CEO y Redactor de Viajes, Medio ambiente y Deportes. Es creador de contenido en Ilusión Viajera. Además, trabaja en distintos blogs de viajes como Pueblos Asturianos y Viajar.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podría interesarte

Lo más visto