En mayo de 2022, Europa enviará una misión a las lunas de Júpiter

Los investigadores del Imperial College, junto con la Agencia Espacial Europea (ESA), le solicitaron a Airbus, el desarrollo y construcción de la nave espacial JUICE (JUpiter ICy moons Explorer), para ser lanzada en mayo de 2022.

En los últimos años, nueve misiones han estudiado Júpiter y sus lunas heladas. Pese a que hasta el momento se contabilizaron 79 (de las cuales 53 tienen nombre), la atención se centraliza en las cuatro llamadas «las lunas galileanas», siendo las tres que más importan Ganímedes, Calisto y Europa, ya que, tienen las mejores condiciones para albergar vida.

Ubicado a 600 millones de kilómetros de la Tierra, el enorme tamaño de Júpiter, permite que sea visible a simple vista desde nuestro planeta. La nave de la misión JUICE, es un satélite robótico, que tardará siete años y medio para alcanzar el objetivo, arribando al planeta brillante a fines de 2029.

Durante tres años y medio pasará realizando estudios de Júpiter y tres de sus lunas, y luego, seguirá recogiendo información hasta agotar su potencia. Con el aporte de ingenieros y científicos de toda Europa, Japón y EEUU, se está terminando la construcción de 10 instrumentos para realizar los estudios del planeta más grande del sistema solar.

Hablemos del planeta Júpiter

Fotografía de Getty Images

En la mitología romana, Júpiter era el «rey de los dioses», además, fue el dios de los relámpagos, los truenos y las tormentas y, desde hace miles de años forma parte de nuestra cultura.  

Este planeta, es un gigante compuesto de líquidos y gases girando a presiones y temperaturas extremas, y la Tierra podría caber en el ecuador de Júpiter 11 veces. De hecho, si comparamos los tamaños, la Tierra sería como una uva y Júpiter podría ser una pelota de baloncesto.

Se cree que tiene un núcleo central sólido como la Tierra, pero esto aún no ha sido constatado fehacientemente, ya que su composición de hidrógeno y helio, no permite observar por debajo de esta capa de gases. El tamaño de Júpiter es descomunal, en él podrían caber holgadamente, dos veces todos los demás planetas del sistema solar juntos.

Las lunas de Júpiter

De izquierda a derecha, las lunas de Júpiter: Ío, Europa, Ganímedes y Calisto. Las tres últimas serán estudiadas en la próxima misión JUICE de la ESA | Fotografía de NASA/JPL/DLR

Como mencionamos anteriormente, hasta el momento se han hallado 79 lunas en Júpiter, siendo las más grandes Ío, Ganímedes, Calisto y Europa.

Se supone que se formaron con polvo y gas de los restos de la composición de Júpiter. Los científicos creen que, de acuerdo a lo que surge de expediciones anteriores, algunas de estas lunas podrían tener los elementos básicos para sustentar la vida, como, por ejemplo: agua (fundamental) y oxígeno.

Nos ocuparemos de las lunas galileanas, ya que son las lunas que interesan:

Ío (yo en italiano)

Se trata del cuerpo celeste con la actividad volcánica más fuerte del sistema solar. Tiene cerca de 300 volcanes activos y se cree que su atmósfera está compuesta por algunos gases y dióxido de azufre. Debido a su cercanía con Júpiter, el poder que este ejerce sobre ella y el intenso calor, carece de agua.

Ganímedes

Con un diámetro de 5,262 km, Ganímedes es la luna más grande del sistema solar y supera a Mercurio en tamaño. Tiene su propio campo magnético, y se compone de un núcleo rocoso, que ocupa un 50% de su diámetro, un manto de agua/hielo y una corteza de roca y hielo.

Presenta regiones oscuras, con una gran cantidad de cráteres (delatan un origen antiguo) y regiones claras surcadas por depresiones y cordilleras. El Hubble de la NASA, recientemente halló vapor de agua, y contiene más agua que todos los océanos de la Tierra juntos. Sin embargo, debido a la muy baja temperatura ésta se encuentra congelada.

Calisto

Tiene casi el mismo tamaño que Mercurio, y es la segunda luna más grande de Júpiter. Se compone de roca y hielo y se cree que tiene un océano interno a más de 100 kilómetros de profundidad.

Considerado como el lugar más «amigable» para instalar una futura base humana, su superficie es muy antigua y presenta cráteres, que no muestran actividad teutónica. Posee una atmósfera con una gran presencia de dióxido de carbono y posiblemente oxígeno.

Europa

Es apenas más pequeña que nuestra luna, y la de menor tamaño de las cuatro lunas galileanas. Los astros biólogos aseguran que potencialmente sería habitable, ya que su atmósfera contiene oxígeno y otros gases.

Su superficie es extremadamente lisa, más que la de cualquier objeto conocido del sistema solar. Posiblemente su núcleo está formado por hierro y níquel y tiene una corteza de hielo. Es una de las lunas más interesantes para explorar de todo el sistema, y no se descarta que pueda albergar alguna forma de vida.

Las imágenes tomadas por la nave espacial Galileo, exhiben lugares donde el hielo se resquebrajó y desde abajo, podría surgir agua, que, al llegar a la superficie, apenas se congela, lo que permite suponer que la luna Europa tiene un océano subterráneo.

JUICE sobrevolando la luna Europa
Imagen ilustrativa del JUICE sobrevolando la luna Europa | Fotografía de ESA

Objetivo de la misión JUICE

La misión principal de JUICE, será explorar tres de las lunas más grandes de Júpiter, con el anhelo de hallar posibilidades de vida en ese planeta. Para ello, se harán 30 sobrevuelos sobre Calisto, Ganímedes y Europa, y luego entrará en la órbita de Ganímedes, donde permanecerá hasta su eliminación.

Visitará Calisto, qué es el cuerpo celeste con más cráteres del sistema solar, y sobrevolará dos veces Europa, donde hará mediciones del espesor de la corteza helada, y tratará de ubicar los mejores sitios para una eventual zona de exploración en directo sobre la luna.

El JUICE medirá las interacciones magnéticas y de plasma con Júpiter, ya que Ganímedes es la única luna del Sistema Solar que puede generar su propio campo magnético. Para tal fin, la profesora de física espacial y jefa del departamento de física del Imperial College Michele Dougherty, está construyendo un magnetómetro para medir los campos magnéticos y se utilizará para estudiar los océanos subterráneos de las tres lunas.

JUICE y sus instrumentos científicos
JUICE y sus instrumentos científicos | Fotografía de ESA

Se espera para el 2030, reunir datos suficientes, como para intentar saber cómo funciona el sistema solar, cómo se forman los planetas y finalmente cómo surge la vida. La misión finalizará en el 2032, mientras sobrevuela Ganímedes, donde estudiará su océano subterráneo, su estructura interna y su superficie helada.

José De Marco
José De Marco
Redactor de Actualidad. Es corresponsal de Pueblos Asturianos en Asturias y colaborador de Ilusión Viajera. Antes pasó por distintos diarios argentinos y medios locales como el Diario La Nación. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Buenos Aires.

También podría interesarte

Las más vistas