¿Qué es el glifosato y para que se usa?

El glifosato, un herbicida de amplio espectro, ha emergido como un protagonista central en el ámbito agrícola y ambiental, desatando debates y preocupaciones a nivel global. Su versatilidad para eliminar malezas y garantizar la productividad de los cultivos ha llevado a su uso generalizado, pero este protagonismo no ha estado exento de controversias. En el corazón del dilema se encuentra la tensión entre la eficacia en la agricultura y los posibles riesgos para la salud humana y el medio ambiente.

¿Qué es el Glifosato?

El glifosato actúa como un herbicida no selectivo y sistémico, lo que significa que puede ser absorbido por cualquier planta a través de sus tejidos, impidiendo la producción de proteínas esenciales y, en última instancia, llevándola a la muerte. Este proceso se utiliza comúnmente para erradicar malezas en campos de cultivo, asegurando que los cultivos deseados tengan espacio y recursos para crecer.

Orígenes y evolución del uso del glifosato

Hasta el año 2000, Monsanto ostentaba la patente exclusiva del glifosato, pero después de esa fecha otras compañías se sumaron a la producción. Monsanto también contribuyó al desarrollo de variedades genéticamente modificadas resistentes al glifosato, permitiendo su aplicación incluso cuando los cultivos controlados ya están en crecimiento. Aunque esta resistencia beneficia a los cultivos, ha resultado en daños al entorno, destruyendo la vegetación nativa y generando impactos ambientales.

Que es el glifosato
¿Qué es el glifosato y para que se utiliza?

Desafíos ambientales: Más allá de las malezas

Si bien el glifosato facilita la creación de extensos monocultivos, su uso conlleva un alto costo ambiental. La aspersión del herbicida afecta la flora silvestre, esencial como refugio y alimento para insectos benéficos. Esta reducción en la población de insectos puede tener consecuencias en cascada, afectando a las abejas y, por ende, a los seres humanos. Además, la aplicación aérea del glifosato en la lucha contra cultivos ilícitos ha impactado negativamente la biodiversidad en áreas selváticas.

RELACIONADO |  ¿Se puede tomar el agua calentada en microondas?

En la mira de la salud humana

Uno de los puntos de inflexión en la percepción del glifosato fue la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2015, que lo catalogó como «probablemente cancerígeno para los humanos». Aunque algunas agencias discrepan sobre el riesgo, estudios científicos sugieren que la exposición al glifosato se vincula con diversos problemas de salud, desde cáncer hasta trastornos del desarrollo, enfermedades intestinales y daños en órganos como el hígado y los riñones.

¿Cuál es la solución?

El debate en torno al glifosato destaca la necesidad de considerar cuidadosamente sus impactos. A medida que se buscan alternativas más seguras y sostenibles, es imperativo equilibrar la eficacia en la agricultura con la preservación del medio ambiente y la salud humana. La regulación y la investigación continua son clave para tomar decisiones informadas en el uso de este herbicida controvertido.

Leonardo Linares
Redactor de Ciencia. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Buenos Aires.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podría interesarte

Lo más visto