¿Cómo generar un envasado al vacío de forma casera?

La conservación de alimentos mediante envasado al vacío es una práctica común para prolongar la frescura y calidad de nuestros productos, pero ¿qué hacer cuando no contamos con una costosa máquina de sellado al vacío en casa? En este artículo, te presentaremos un ingenioso truco casero utilizando elementos cotidianos: el popote y la bolsa hermética. Una técnica simple y efectiva para que puedas disfrutar de alimentos frescos y con sis propiedades por más tiempo, de las ventajas que ofrece para su almacenamiento y todo sin la necesidad de equipos especializados.

Envasado al vacío, un método de conservación efectivo

El envasado al vacío emerge como una técnica revolucionaria que no solo prolonga la frescura de los alimentos, sino que también ofrece una serie de beneficios sustanciales para los consumidores. Al retirar el aire del envase que alberga los productos, se previene la oxidación y se desacelera el proceso de deterioro, lo que resulta en una conservación más prolongada de la calidad y el sabor de los alimentos.

Este método no sólo es eficaz para preservar la frescura de frutas, verduras, carnes y otros productos perecederos, sino que también contribuye a reducir el desperdicio alimentario al proporcionar una solución para almacenar y utilizar los alimentos de manera más eficiente. Además, el envasado al vacío se destaca por su capacidad para mantener los nutrientes esenciales de los alimentos, ofreciendo así una alternativa saludable y conveniente para aquellos que buscan optimizar la vida útil de sus productos sin comprometer su valor nutricional.

El truco del popote y la bolsa hermética, paso a paso

Si no dispones de una máquina de envasado al vacío, no te preocupes. El ingenioso truco del popote y la bolsa hermética es una solución práctica y accesible para cualquier hogar. A continuación, te presentamos los sencillos pasos para aplicar esta técnica:

  • Paso 1: Para empezar, necesitarás bolsas herméticas, también conocidas como bolsas de autocierre o bolsas con cierre zip (estilo ‘Ziploc’). Además, asegúrate de tener un popote de material común que encuentres en casa.
  • Paso 2: Introduce los alimentos que deseas conservar en la bolsa hermética. Asegúrate de que estén bien distribuidos dentro del envoltorio.
  • Paso 3: Inserta el popote en el extremo del cierre de la bolsa sin que toque directamente los alimentos.
  • Paso 4: Cierra la bolsa hermética hasta llegar al popote y realiza una ligera presión entre estos dos puntos.
  • Paso 5: Manteniendo la presión con el cierre de la bolsa, utiliza el popote para absorber el aire del envoltorio. Este proceso puede requerir más de una inhalación.
  • Paso 6: A medida que absorbes el aire, retira lentamente el popote de la bolsa. Si es necesario, cierra el orificio del popote entre inhalaciones para evitar que entre aire nuevamente.
  • Paso 7: Una vez que todo el aire ha sido extraído, retira rápidamente el popote y completa el cierre hermético de la bolsa. ¡Listo! Tus alimentos están ahora envasados al vacío de forma casera.
RELACIONADO |  Lima vs limón: Aprende a diferenciar estas dos frutas cítricas

Que alimentos no se recomiendan para envasado al vacío

El envasado al vacío es una técnica eficaz para conservar alimentos, pero hay ciertos tipos de productos que no son adecuados para este método. Aquí tienes una lista de alimentos que generalmente no se deben envasar al vacío:

envasado al vacío de forma casera
  • Setas y hongos frescos: Al ser organismos porosos, pueden desarrollar bacterias anaeróbicas en un entorno sin oxígeno.
  • Ajos y cebollas crudas: Estos alimentos emiten gases que pueden afectar la calidad del envasado al vacío y generar un ambiente propicio para el crecimiento de bacterias.
  • Aguacates: La textura cremosa del aguacate puede cambiar bajo el vacío, resultando en una experiencia sensorial desagradable.
  • Frutas blandas y jugosas: Frutas como fresas, melocotones y mangos pueden aplastarse durante el proceso de envasado al vacío, afectando su calidad.
  • Vegetales crucíferos: Brócoli, coliflor y coles de Bruselas liberan gases que pueden causar un aumento de la presión en la bolsa.
  • Alimentos con alto contenido de líquidos: Sopas, guisos y salsas pueden sufrir cambios en la textura y ser difíciles de sellar correctamente.
  • Huevos en su cáscara: La presión del vacío puede causar que las cáscaras de huevo se rompan, comprometiendo la integridad del alimento.
  • Quesos blandos y cremosos: Estos quesos pueden volverse pegajosos y perder su textura característica bajo vacío.
  • Pescado y mariscos crudos: Pueden liberar gases y olores desagradables durante el envasado al vacío.
  • Alimentos fritos o crujientes: El vacío puede afectar la textura crujiente de alimentos como papas fritas o alimentos empanizados.

Siempre es recomendable revisar las recomendaciones específicas para cada alimento y utilizar el envasado al vacío de manera consciente para garantizar la seguridad alimentaria y la calidad del producto.

En conclusión, el truco del popote y la bolsa hermética es una alternativa ingeniosa y práctica para aquellos que desean aprovechar los beneficios del envasado al vacío sin la necesidad de invertir en una máquina especializada. Con materiales simples que se encuentran en cualquier hogar, ahora puedes extender la vida útil de tus alimentos de manera efectiva. ¡Anímate a probar esta técnica casera y descubre cómo generar vacío sin complicaciones!

Leonardo Linares
Redactor de Ciencia. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Buenos Aires.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podría interesarte

Lo más visto